Translate

martes, 28 de junio de 2022

The fountains we drink from/ Las fuentes de las que bebemos

 Pay attention: use the web version to read this post


La originalidad como tal no existe. Quienes han tratado la cuestión de la creatividad durante siglos lo saben de sobra.

 

Todos, en mayor o menor medida, hemos recibido alguna influencia. Compositores de la altura de J.S. Bach, W.A. Mozart o L.V. Beethoven, por citas nombres de peso, fueron en sus inicios meros continuadores de otros compositores que le antecedieron y con los cuales se sintieron en cierto modo identificados.

 

A la hora de abordar una composición, estamos inevitablemente sujetos a los avatares de nuestra memoria, de la que extraemos aquello que ilusamente nuestra mente confunde con algo original.

 

En todo proceso creativo lo que verdaderamente se da es una combinación de recursos que otros ya pusieron sobre la mesa y que se van enriqueciendo con cada aportación que cada uno hace al tablero de las ideas.

 

Muchas obras catalogadas de contemporáneas y que a priori pudieran parecer originales, no son más que el fruto de esa combinación de recursos a la manera como funciona el arte culinario. Los ingredientes suelen ser los mismos, pero depende de su configuración el modo de hacerlo más o menos original.

 

Sin embargo, esa confluencia de recursos que hemos ido acumulando a lo largo de nuestra vida terminan conformando un estilo personal que es el que hace diferenciarnos del resto.

 

A veces, muchos compositores caen en la redundancia, casi presos de su propio proceso compositivo. Hâendel utilizó, por ejuemplo, más de una vez la melodía de la famosa aria: Lascia ch'io Pianga, de una de sus mejores óperas, a mi parecer, Rinaldo. No es algo excepcional, todos de alguna manera, Antonio Vivaldi, el citado Bach o W.A. Mozart han repetido modelos de sus composiciones ya sea en forma de motivos, frases rítmicas, armonías, etc.

 

La honestidad es un componente muy importante en la creación. Nada podemos hacer cuando nuestra mente nos engaña tomando como nuestra alguna idea que quedó almacenada en la memoria y que le pertenece a otro, pero el creador debe a toda costa esforzarse y «jugar limpio» para no tomar conscientemente «prestado» ideas que no le pertenecen. Otra cosa bien diferente es cuando se realizan variaciones de una determinada idea o melodía. En mi discografía yo lo he realizado con bastante frecuencia: Variaciones del Conde Olinos (Asnografía, 2.009)), Ya vienen los Reyes (Tripartito, 2.011) o ¡Se hace saber! (Los Panza y sus Baratarias, 2.013)

 

En la música, que no es un arte de recursos ilimitado como muchos se piensan o dicen, es cada vez más frecuente encontrar muchos «préstamos» y no siempre de un modo honesto. Ocurre recurrentemente en la música popular, pero también en la ya anteriormente mencionada contemporánea.

 

Volviendo al símil gastronómica, cada vez queda menos espacio para no repetir un plato.

 

En el campo de los movimientos artísticos se percibe un gran estancamiento con respecto al friso histórico de la composición musical. Esto no es una gran noticia, porque como hemos comentado, los creadores beben de las fuentes que ya existen y al producirse un anquilosamiento las nuevas ideas pierden referentes.

 

Debemos huir a toda costa de los prejuicios y de los elitismos. Aún hay mucho compositor de la llamada música contemporánea creyendo que ha encontrado el Santo Grial.

 

No sabemos si, como el Universo, el arte, como acto creativo, tiene esa capacidad de expansión, máxime teniendo en cuenta las propias limitaciones mencionadas anteriormente. La música se compone, hasta el momento, de un número limitado de recursos, incluidos los micro tonos que debido a su carácter sutil no aportan gran cosa al enriquecimiento de una creación musical.

 

Así las cosas, al creador sólo le queda hacer un uso ingenioso de los materiales de los que dispone en la medida que sus capacidades artísticas y cognitivas así se lo permitan. Podemos hablar de lo que conocemos, y la llamada «inspiración» queda relegada a un espacio aún por conquistar, por desmitificar o por contradecir.

 

berekekê

 

miércoles, 22 de junio de 2022

When everyone leaves you/Cuando todos te abandonen

  pay attention: use the web version to read this post


En estos tiempos de saturación de información es frecuente caer en el pesimismo. De repente, ves como apenas se mueven las estadísticas de tu blog y dejas de ser interesante.


Durante un largo período de mi vida en blogger, me dediqué a escribir sobre otros, a los que posiblemente de alguna forma he promocionado gratuitamente. Te das cuenta un día, de que no hay reciprocidad, de que a ellos les importa bien poco si hablas bien, mal o regular y te seguirán manteniendo en el más absoluto de los olvidos. No te necesitan.


Cuando se encendió esta luz en mi camino fue cuando las estadísticas comenzaron a desinflarse y entonces me di cuenta de que no era yo quien interesaba, sino lo que escribía para regalarles el oído a otros.


Ahora, sólo escribo de mi trayectoria musical, mis proyectos y mis vicisitudes como artista. Como tampoco voy contando mis intimidades, haciendo honor a la palabra "arte" y no "famoso", el cerco de aquellos que podrían ser potencialmente visitantes se estrecha más, aunque para ser justos, ese público no me interesa para nada.


Si alguien tiene realmente derecho a hablar de la soledad del artista, ese soy yo. He aprendido de errores del pasado y de las mentiras de quienes te prometen lo que no pueden darte. He contado mi verdad, que también me ha granjeado enemigos, muchos de ellos en la sombra y otros, más o menos visibles.


Ser humilde es un gran valor, pero ser modesto no siempre juega a tu favor. Considero, así como otros lo han proclamado, un creador con ideas brillantes que se ha cultivado y formado para ofrecer lo mejor de sí, sin adulterarse y poniendo los límites propios con los cuales la naturaleza me ha dotado para la creación artística. No ambiciono la fama, pero sí el reconocimiento. Me ha tocado el papel de vivir en la sombra pero no cambiaría nada de lo que pudiera arrepentirme.


berekekê



domingo, 5 de junio de 2022

Spotify:Thieves at ease/ Ladrones a sus anchas

 pay attention: use the web version to read this post


Los artistas, y muchas personas en general, vivimos en una total indefensión contra los gigantes que dominan la información en internet. Existen ladrones con licencia para robar y publicar información susceptible de ser denunciada, pero con una burocracia que en la mayoría de los casos sólo te lleve a perder tu tiempo.


Spotitfy, una plataforma que permite incluso que se hagan listas de tus creaciones, es una de esas cuevas de ladrones con licencia para robar y publicar tu información personal sin tu permiso.


Si has suscrito un acuerdo con un tercero, como es mi caso, verás como estos sinvergüenzas se apoderan de tus creaciones, tu vida y tu privacidad.


Google te pedirá un sinfín de gilipolleces para que denuncies estas prácticas, pero te cansarás pronto de ello (que es lo que realmente quieren).


Si eres una persona honesta, denuncia que mis álbumes estén publicados en Spotify cuando ya no es verdad, pues se rescindió el contrato con terceros. Igual ocurre con Amazon y otras plataformas que utilizan mi nombre para atraer clientes. De juzgado de guardia.


Cada vez soy más consciente de lo perjudicial de poner en mano de estas serpientes tu trabajo. Te animo a que no lo hagas, crea tu web y olvídate de estas historias que sólo te traerán dolores de cabeza.


Si estáis interesados en alguna de mis creaciones, visitad mi web y desechad estas plataformas de ladrones que campan a sus anchas.


Web oficial berekekê


berekekê

Cuentos en blancas y negras en streaming

 

PAY ATTENTION: Use the web version of this blog for the translator.

El primer bloque que compone el álbum TRIPARTITO, 2.011 corresponde a "Cuentos en blancas y negras".


Como ya se explicó en la Guía didáctica del álbum, este bloque surge como un deseo de pasar del plano pedagógico al artístico una serie de composiciones inspiradas en cuentos populares infantiles.


La versión que se hizo de estas piezas didácticas para la iniciación al piano de la infancia, fue trasladada a una composición para dos pianos.


Los títulos se corresponden de la siguiente manera:


1. Abuelita- Caperucita roja

2. Viajes de un soldado - El soldadito de plmo

3. Duerme... - La bella durmiente

4. ¡Qué lámpara maravillosa! - Aladino

5. Constancia - La liebre y la tortuga

6. Vals de la escoba - Cenicienta

7. Marcha de los enanos - Blancanieves y los siete enanitos

8. Ser diferente - El patito feo

9. Transparencia - El traje del emperador

10. Guardar la ropa - El gato con botas

11. El gigante me persigue - Pulgarcito


Disfrute este mes de junio de ellas en la web oficial


Web oficial berekekê